anuncios breves

Antroposofía y escuelas Waldorf:

Invitamos a todos quienes puedan aportar
testimonios acerca de esta secta y sus
escuelas a comunicarse con nosotros
a fin de recabar material para un informe
que estamos realizando. Gracias
===============


Los milagros del pastor Cash:


Los seguidores del pastor afirman que
recientemente realizó dos milagros
en nuestro país. Buscamos a los
beneficiarios de tales milagros o
quienes los conozcan
===============

Nueva sección:

En la nueva pestaña
"Archivo radial"
podrán descargar el audio
de nuestras intervenciones
en Rebeldes con Causa
===============


Por cualquiera de los anuncios de esta
sección pueden contactarnos escribiendo
a garcofagos@gmail.com o rellenando el
formulario de contacto ubicado al pie del blog

.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Bioética: la cuerda floja ente los magisterios separados.




En el transcurso del debate ocurrido el 22 de noviembre en el Planetario, del que participaron Susana Mangana, Juan Grompone y Miguel Pastorino, planteamos una pregunta referida a temas bioéticos.

En el correr de la exposición previa en la que cada uno de los integrantes de la mesa contó con 10 minutos para introducirse en el tema, notamos no sin cierta alarma, que el debate propuesto difícilmente saldría de un farragoso acuerdo en la defensa de los magisterios separados de Stephen Jay Gould, planteamiento intelectual que afirma que ciencia y religión tienen espacios separados dentro del quehacer humano, y que estos espacios no se superponen, por lo cual ambos son perfectamente compatibles.


Los magisterios separados son aceptados más o menos bien por católicos y anglicanos, así como por buena parte de la comunidad científica que practica magistraturas alejadas de lo que tenga que ver con la biología por razones que veremos más adelante  y que tienen que ver con la bioética. 

Buena parte de los protestantes y prácticamente todos los musulmanes, no quieren escuchar una sola palabra de los magisterios separados, porque esta concepción aleja a la religión de campos en los que se cree con derecho a opinar, como por ejemplo, la evolución de las especies o la edad del universo.

Como agnósticos, también consideramos que los magisterios separados constituyen una equivocación, una salida elegante para que el hecho religioso no pueda ser cuestionado desde el punto de vista científico. El propio Ing. Grompone consideró en su disertación restricciones a la investigación científica que sólo los magisterios separados podrían justificar. 

El Ingeniero Grompone, quien abrió la ronda de exposiciones, fue quien puso sobre la mesa los magisterios separados, aunque llegando a esto por un camino un tanto peculiar que en principio nos infundió esperanzas de presenciar un debate en el que los contendientes no estuvieran de acuerdo.

"La ciencia no acepta verdades últimas. La ciencia no acepta más que la experimentación y el consenso de los científicos. Las religiones organizadas tienen una última autoridad inapelable, se arman sobre verdades únicas e inmutables. De modo que ahí hay una diferencia irreconciliable". 

Bien, pero parece que después reconciló lo irreconciliable:

"Y finalmente, el concepto de milagro, es decir, de intervención divina, es contrario a todo lo que pueda aceptar la ciencia. Un milagro no es algo que se pueda analizar desde el punto de vista científico porque para que algo pueda analizarse desde el punto de vista científico, tiene que ser repetible, tiene que ser algo que se puede repetir y se puede experimentar todo lo que se desee. Por lo tanto un milagro  no se puede someter al juicio científico, es decir, se pueden hacer consideraciones acerca del milagro, pero realmente está  más allá de la ciencia".

Esta afirmación final es sumamente curiosa para provenir de un científico. Es justamente la afirmación de quien defiende la posición de los "magisterios separados". Gould debería estar orgulloso. 

Y es incorrecta. 

En principio restringe el campo de la ciencia al ámbito de las ciencias duras. 
Pero además, deja de lado el hecho de que todo es pasible de investigación. De hecho, la propia Iglesia Católica a través de la Congregación Para la Causa de los Santos ha llamado a científicos a los efectos de llevar adelante investigaciones en busca de una explicación alternativa al  milagro. 

¿Los astrónomos no deberían expedirse sobre la veracidad de la afirmación  de que el sol se haya puesto a bailar  sobre Fátima porque el evento es irreproducible. O los psicólogos?, o los especialistas en neurociencias? 

¿La Iglesia Católica reconoce la pertinencia de la ciencia para investigar en ese terreno y el Ing. Grompone la niega? 

Continuó el Ing. Grompone su exposición: 

"Entonces quiero decir que ciencia y religión son dos aspectos absolutamente complementarios de la vida, por eso no hay conflicto en que un científico sea creyente. Hay conflicto entre las instituciones porque las religiones tienen una autoridad final que la ciencia no acepta.  Y por lo tanto ha corregido verdades finales como que el sol gira alrededor de la tierra o que la Tierra tiene seis mil años de antigüedad". 

Yo disiento. Disiento porque la conciliación entre la ciencia y la fe en la cabeza de un científico es sólo posible en el caso de que el científico en cuestión tenga una fé muy endeble y anodina o adolezca de una disociación que no le permite ver las contradicciones. O que sea absolutamente heterodoxo y plástico en lo referente a la doctrina. 

Ciertamente es una pena que en defensa de las ideas cristianas haya asistido un católico y encima jesuita. De alguna manera era el menos adecuado para el debate, no por sus capacidades sino por la plasticidad que tiene la Iglesia Católica en temas científicos  en tanto estos no tengan que ver con la seguridad del uso del condón o cosas por el estilo y su capacidad de adaptación a los tiempos. Un buen católico acepta los magisterios separados, aunque oportunamente sabe como eludirlos.

Un evangélico hubiera sido una opción más combativa. Eran demasiados los temas que podrían ponerse sobre la mesa y sobre los cuales la Iglesia Católica no presenta en la actualidad, mayores objeciones. Enfrentado a preguntas cuya naturaleza hubiera hecho erizar a un protestante, el Pbtero Miguel Patorino simplemente argumentaba que los católicos no pensaban eso. Ocurrió con las preguntas referentes a la evolución o el creacionismo o a la antigüedad de la Tierra. 

Obviamente para nosotros sí existen puntos de vista irreconciliables incluso con la Iglesia Católica y así lo planteamos en la ronda de preguntas.

Puntualmente planteamos el tema de la posición de la Iglesia en torno la los extremos de la vida. Su empecinamiento en calificar de persona a un blastocito, consideración que provoca la oposición de la Iglesia a técnicas como la reproducción asistida, la investigación con células madre y la interferencia en diecisiones de carácter técnico médico, como la interrupción del sostén artificial de la vida en casos claros de muerte cerebral. 

El planteamiento del Pbtero Miguel Pastorino pasó por afirmar que la pregunta pertenecía al debate bioético. Pero a su vez dejó entrever que ciertas posiciones que con tanto énfasis defienden los católicos, no son de índole religiosa ya que " a partir de los pre supuestos de la religión y de la fe, no se entra en estas materias tan directamente porque justamente la ciencia tiene una palabra clara sobre esto y así entran los debates filosóficos" 

"La fe cristiana como católico siempre se plantea defendiendo la vida humana y su dignidad. Si entiende desde su antropología que un ser humano tiene una dignidad X, nadie puede tomar decisiones sobre su vida porque estaría poniéndose en lugar de Dios" 

Pero seamos justos:

Lo que se está llamando "bioética" invade directamente el terreno científico al aportar definiciones. 
Si el cristianismo defiende que "la vida comienza con la concepción" está dando un discurso que corresponde a la ciencia, no a la ética, no a la religión. 

Si la afirmación fuera "el alma ingresa apenas el espermatozoide penetra en el óvulo" ahí indiscutiblemente la proposición sería de caracter religioso. El hecho de hablar de "alma" así lo determina. Pero si afirmara " el sistema nervioso se forma en el mismo momento de la concepción" estaría entrando en un terreno que no le compete, un terreno donde no hay conciliación posible ya que ésa afirmación penetra en el terreno de la ciencia sin evidencia alguna. 

"No es que pongamos un palo en la rueda" dijo Pastorino. Pero en los hechos, esa afirmación no se condice con hechos como que el Opus Dei presionó parlamentarios para que no se votara la ley de Asistencia Reproductiva. El Opus Dei es una Prelatura Personal dentro de la órbita de la Iglesia Católica y presionar parlamentarios es evidentemente un "palo en la rueda". 

Es cierto que como manifestó Pastorino, las religiones ponen sobre la mesa temas éticos, aunque pienso que los misimos científicos se plantean a si mismos esos temas sin necesidad de que desde afuera alguien se los esté señalando. 

Hay un tema de pre supuestos. La religión presupone que existe un alma y que la vida comienza en la concepción. El primero de los supuestos es religioso o metafísico. El segundo, es científico. Y los engloba a ambos supuestos, uno religioso y el otro discutible, en una misma cosa a la que caracteriza como bioética. 

Y el supuesto que subyace en todo esto, es el de que la religión tiene algo aceptable para decir y que lo que diga debe ser cuando menos considerado por la comunidad científica.

¿Y por qué? 
¿Porque desde hace miles de años vienen inmiscuyéndose en todos los asuntos humanos, con conocimiento o sin el, con razón o sin ella?
¿Porque se creen portadores de una verdad absoluta que nos es negada a todos los demás?
¿Porque ellos mismos transfieren la ética y la moral al ámbito religioso como cosa propia y en nombre de esa presunción de propiedad, se sienten con el derecho y en la obligación de decir a los demás que es lo moral y que no, qué es lo ético y que no lo es?

Creo  que la religión tiene lo mismo para decir sobre bioética que sobre alimentación, ejercicio físico o medicina. Es decir: nada. O sería mejor y más tolerante afirmar que tiene derecho a opinar sobre lo que quiera, pero no puede dar carácter de dogma a sus afirmaciones ni pretender que estas tengan respetabilidad por el sólo hecho de que la religión las haya emitido. 

¿Es que el hecho de creer en una o varias divinidades y asumirse a si mismos como sus representantes en la tierra da a un creyente potestades especiales para opinar sobre asuntos científicos? 

La Tierra giraba al rededor del Sol aún cuando la Iglesia Católica sostuviera lo contrario. Nuestro planeta es "teológicamente incorrecto"  y sin embargo durante años se obstruyó la difusión de afirmaciones en ese sentido. La opinión religiosa sobre la ciencia no tiene mayor valor que la opinión de los masones o del sindicato metarlúrgico. 

Y el Pbtero. Pastorino así lo reconocía cuando defendió los "magisterios separados" al principio del debate.

Pero sí los magisterios separados funcionan para la ciencia ¿por qué no son aplicables también a la moral o a la ética? 

La religión debería opinar sobre religión y en el campo de la teología, sus opiniones seguramente son versadas y calificadas. La ciencia no debería meterse en la teología. 

Mi conclusión es que la llamada bioética, no es más que una excusa que encontró la religión para hacerse la distraída  en referencia a temas, que no es de su interés mantener en el ámbito de los "magisterios separados".

Germán Queirolo.

¿Te gustó? Compartilo: 

 
Comentarios: 

Comentarios, avisos, informaciones, amenazas.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Etiquetas

Religión (6) adoctrinamiento (4) niños (4) Iglesia Católica (3) Adivinadores (2) In vitro (2) Islam (2) adivinación (2) astronomía (2) ciencia (2) desmistificar (2) enseñanza (2) psíquicos (2) 24 de Noviembre (1) 9 de noviembre (1) Aborto (1) Abuso (1) Agricultura (1) Anabella Loy (1) Antonio Mercader (1) Aratirí (1) Ateismo Racionalista (1) Bioética (1) Carl Sagan (1) Charrúas (1) Comparación (1) Comunión (1) Conferencia de Paz Musulmana (1) Confucio (1) Cotugno (1) Dia del Orgullo Primate (1) Eduardo Blasina (1) Educación (1) Fahad (1) Historia (1) Homeopatía (1) Homofobia (1) Inquisición (1) Instrumentos de tortura (1) Intolerancia (1) Jesús (1) Juan Carlos Rubio (1) Juan Grompone (1) Juan José Verdesio (1) Laicidad (1) Lapidación (1) MLM (1) Mahoma (1) Miguel Pastorino (1) Minerìa (1) Mitos (1) Montevideo (1) Museo Torres de la Llosa (1) New Age (1) Noruega (1) PISA (1) Pena de Muerte (1) Peter Sprechmann (1) Randi (1) Reiki (1) Reproducción (1) Sanguinetti (1) Segregación (1) Sentencias (1) Sequeira (1) Sunní (1) Sylvia Corte Cortazo (1) Terapias alternativas (1) Tortura (1) Uruguay (1) Velo (1) Ventas piramidales (1) abre caminos (1) adventistas (1) alma (1) apocalipsis (1) bautismo (1) caltolicismo (1) carta (1) chantas (1) confesión (1) conjuro (1) crudivegano (1) deporte (1) estafa (1) futurología (1) fútbol (1) limpieza espiritual (1) magia (1) magisterios separados (1) milagros (1) mujer (1) peñarol (1) pitonisa (1) predicación (1) respeto (1) sanación (1) umbanda (1) veganismo (1) vidente (1) video (1)

Por una verdadera laicidad

Los invitamos a sumarse a esta propuesta:

Sociedad de Amigos de la Educación Laica